jueves, 28 de abril de 2011

Salmo 23:1 - Nada me Falta

"Tú, Dios mío, eres mi pastor; contigo nada me falta." (Salmos 23:1 TLA)
  • Tú: No yo. Yo no puedo cuidarme. No sé cómo hacerlo. Creo que sé lo que necesito, pero en realidad me autoengaño. Creo que quiero algo que alguien más tiene. Creo que necesito lo que para otro es una necesidad. No sé adónde ir. No sé qué tiene para mi el futuro. Sin ti estoy perdido. 
  • Dios Mío: Dios y Señor de mi vida. Mi Dios. Mi autoridad máxima. Mi refugio. Mi creador. El Dios que me pertenece y el Dios a quien pertenezco. Eres primeramente Dios y luego eres mío. Primero gobiernas y señoreas, luego eres mío y yo soy tuyo. 
  • Eres mi Pastor: No serás mi pastor. ERES mi pastor. En este momento. En esta dificultad. En esta espera. En esta enfermedad. En este preciso instante, Eres mi pastor. Eres quien abandona sus propios planes para salir temprano a guiarme y a llevarme al lugar adonde encontraré mi sustento. En el camino vendrán peligros, pero no importa porque Eres mi Pastor y entregarías tu vida por mi. 
  • Contigo: Todo sucede a la medida que me relaciono contigo. No eres una oficina de beneficencia a la que acudo para recibir lo que necesito y luego me marcho. Eres la fuente de todo don perfecto y toda buena dádiva, pero es en la intimidad, cara a cara, en esos momentos, sólo tu y yo, en los cuales mis sueños se mantienen silentes porque... ya tu los conoces y sólo estamos allí para estar. 
  • Nada me Falta: No porque tengo todo lo que quiero, sino porque me enseñas a querer y valorar lo que ya me has dado. Todo lo he recibido de ti y si en algún momento me faltara algo, entonces Tu lo proveerás. Pero la realidad es, que si te tengo a ti, todo lo demás... simplemente no me hace falta. 

Mi Oración:
Padre mío, gracias por ser mi Dios, mi Padre, mi amigo, mi pastor. Gracias porque absolutamente nadie tendrá cuidado de mi corazón como lo haces Tu. Nadie pondrá sus cosas en un segundo plano para que las mías sean resueltas. Gracias por Tu amor que protege. Gracias por Tu mano protectora. Gracias por que vas delante de mi y porque aunque en algunos momentos no sepa hacia adonde me dirijo, realmente no importa porque Tu me diriges y Tu sí sabes lo que realmente necesito. Te amo mi Dios.

JUST SAYING!!!

2 comments:

Pastor D dijo...

Yamelly Pena - June 21, 2010 at 9:53am:
guao!! ke simpleza tan profunda jamas vere este verso de la biblia igual. esta parte me fascina : "nada me falta, No porque tengo todo lo que quiero, sino porque me enseñas a querer y valorar lo que ya me has dado."

Anónimo dijo...

muy buen texto, bien presentado y realizado.también hermosa la imagen :)

Publicar un comentario